Yoga para una Vida Plena

Yoga para una Vida Plena

Ramiro A. Calle, el Maestro de Yoga y prolijo escritor español, describe a esta práctica de la siguiente forma: “El yoga es, sin duda, la técnica liberatoria más antigua del mundo, pues el yoga arcaico (que  ya disponía de eficaces métodos para conducir la mente a un estado de conciencia superior), es muy anterior a la penetración de los arios en la India[1]. Los primeros yoguis se adentraron en la búsqueda interior con el afán de conectar con conocimientos de orden superior y poder acceder a regiones ignotas de la mente. En el transcurso de los años fue configurándose un cuerpo amplísimo de enseñanzas, métodos, técnicas y prescripciones para la auto superación, la evolución de la conciencia y la conquista de una mente superior a la que el yoga denomina supramundana, por situarse más allá de las apariencias. Por su propia experimentación personal, los yoguis fueron concibiendo y ensayando toda clase de métodos de autoconocimiento y autodesarrollo, así como técnicas muy específicas para la contención del pensamiento, el cultivo armónico de la atención, el acrecentamiento de la conciencia, la purificación del inconsciente, el control psicosomático, el desarrollo de la visión esclarecida y la reunificación de las energías dispersas. Como lo más cercano a un ser humano es su propio cuerpo, su mente y las energías que animan a ambos, el yogui convirtió su complejo psicofísico en un laboratorio para efectuar su trabajo, poniendo en práctica innumerables procedimientos para armonizar el cuerpo, la mente y las energías y poder conquistar un tipo de percepción (yóguica) liberadora muy diferente y muy superior a la percepción ordinaria, siempre sometida a error.

[1]”La Yoga es ajena al brahmanismo; su origen radica más bien en los antiguos feudos indígenas prearios, así como también se encuentran indicios en el chamanismo mongol.” (Pág. 13. “Yug Yoga Yoghismo. Una Mathesis de Psicología”. Dr. Serge Raynaud de la Ferrière).

Una práctica milenaria.

El yoga ha sido durante milenios el eje espiritual no sólo de la India, sino también de Oriente. Es, básicamente, un método de mejoramiento humano con una antigüedad de más de seis mil años, originario de la India, pero que despierta un creciente e intenso interés, cada día mayor, entre los occidentales. Se ha convertido en una necesidad específica de nuestro tiempo, pues procura claves, prescripciones, métodos y técnicas para el auto-perfeccionamiento, el bienestar integral y la evolución de la conciencia. Pero el descubrimiento del yoga y de sus notables excelencias por los occidentales no es ni mucho menos reciente[2]. Recordemos que ya Alejandro Magno se dejó instruir por un yogui jaina de nombre Kalano y que desde aquellos remotos días empezaron a ser numerosos los filósofos, místicos, pensadores, viajeros sobresalientes, peregrinos y escritores de nuestro hemisferio interesados por las enseñanzas del yoga e incluso entusiasmados por sus textos espirituales. A propósito de los Upanishads, Schopenhauer declaró: ‘Han sido el consuelo de mi vida y de mi muerte’. Del mismo modo, Hermann Hesse destacaría hace casi ocho décadas que si algo le urgía a Occidente era la práctica del yoga, y antes que él innumerables intelectuales y pensadores como Víctor Hugo, Lamartine, Pierre Loti, Romain Roland y tantos otros habrían de interesarse vivamente por el pensamiento de la India.

[2]Los griegos mencionaban a los gimnosofistas (del griego, gymnós, desnudo y sophos, sabio). “Nombre con que los escritores griegos designaban una clase de mendigos desnudos o ‘vestidos de aire’; ascetas de la India, sumamente instruidos y dotados de grandes poderes místicos. Es fácil reconocer en estos gimnosofistas los antiguos âranyakas indos, los inteligentes yoguis y filósofos ascetas que se retiraban a las selvas para alcanzar allí, por medio de acerbas austeridades, la experiencia y el conocimiento sobrehumanos.” (Pág. 276. “Glosario Teosófico”. H. P. Blavatsky).

Los métodos liberatorios del yoga se han ido incorporando desde muy antiguo a otras tradiciones, tales como el budismo theravada, el budismo zen, el budismo tibetano, el jainismo, el tantra, el sufismo, el gnosticismo, el cristianismo oriental y otros sistemas soteriológicos. Puesto que el yoga es suprarreligioso y fundamentalmente ecléctico en este sentido, es de utilidad tanto para personas con creencias como para quienes no las tengan, pues lo que aporta es un conjunto de preciosísimas técnicas para el autodesarrollo. De ahí que numerosos sistemas espirituales y psicologías de la realización se hayan servido de sus eficientes y milenariamente experimentados métodos para el control del pensamiento, la evolución de la conciencia y el acopio de valiosas energías internas. Son métodos que están al alcance de cualquier persona que desee mejorar y esté dispuesta a practicarlos con alguna asiduidad.

El Círculo de Palabra.

El jueves 30 de mayo del presente año, en el ciclo semanal denominado Círculo de Palabra, transmitido vía Zoom, en el que se exponen temas de la Sabiduría Ancestral de las diferentes Culturas, me correspondió nuevamente el participar, pero ahora con el tema: Yoga para una Vida Plena. Te presento la grabación de dicha exposición.

Yoga para una Vida Plena, presentado por Eduardo Rafael Flores Zazueta.

Descargar Archivo en PDF (Oprime este título en negrita para ver y/o descargar el Archivo: Yoga para una Vida Plena.pdf).

Sus beneficios.

El yoga nos abre extraordinarias posibilidades, pero compete al practicante determinar hasta dónde quiere profundizar en el yoga y qué espera recibir del mismo. Muy repetido es ese adagio del yoga que reza: ‘Es más importante un gramo de práctica que toneladas de teoría’, pues el yoga es ante todo un método de transformación que requiere la puesta en práctica de un buen número de técnicas psicofísicas, psicomentales y psicoenergéticas. Son los métodos correctamente utilizados y desarrollados los que van transformando a la persona, y estos métodos, todos ellos, además de sus finalidades concretas (sean psicosomáticas, psíquicas, espirituales u otras), tienen la utilidad también de que tienden a ‘desautomatizar’, es decir, a hacer más consciente al practicante. Son, pues, métodos de contra mecanicidad y que, por tanto, siempre exigen una atención consciente y vigilante, que así va refrenando los automatismos.

Incluso el yoga físico requiere la presencia de una atención consciente para que todas sus técnicas no sólo tengan implicaciones fisiológicas, sino también mentales, lo cual permite al practicante ir sometiendo al escrutinio de la atención vigilante cualquier ejercicio. Se eleva así el umbral de la conciencia y se consigue una armónica interrelación de cuerpo y mente. Ya hoy en día, la más moderna ciencia psicosomática indica (como ya lo hiciera el yoga hace miles de años como precursor de la ciencia psicosomática) las estrechísimas conexiones existentes entre el cuerpo y la mente y cómo todo aquello que afecta al cuerpo repercute en la mente o todo aquello que altera la mente alcanza al cuerpo. Si también se ha propuesto el yoga como una ciencia de la salud integral es, precisamente, porque procura ese bienestar real del cuerpo, la mente y el comportamiento que caracteriza a la verdadera salud, que no es sólo ausencia de enfermedad. De ahí que también, en algunas de sus vertientes, el yoga haya sido considerado la primera «medicina» natural del mundo con métodos preventivos, terapéuticos y recuperativos. Aun en la búsqueda de la elevación espiritual, los yoguis siempre han considerado el cuerpo muy importante, puesto que si además de las dificultades que entraña la búsqueda de lo Absoluto, el cuerpo no opera armónicamente, se convertirá en un obstáculo añadido. Pero si, por el contrario, el cuerpo y sus energías y funciones cursan armónicamente, la envoltura física se convertirá en un benéfico aliado en la senda hacia lo inefable. Ello no quiere decir, en absoluto, que deba rendirse culto al cuerpo o que éste deba despertar en el individuo apego u obsesión, sino que el cuerpo, que es la base y el aspecto más tosco de la pirámide humana, merece una adecuada atención. Además, el cuerpo puede instrumentalizarse sabiamente en la búsqueda hacia el objetivo supremo y convertirse en un laboratorio en el que trabajar minuciosamente para desplegar las potencias más reveladoras de la mente. Cuando el yoga psicofísico se practica con la debida actitud, tiene mucho de yoga mental.

Pero si, además, necesario es el cuidado del cuerpo, mucho más lo es el de la mente, puesto que ésta es el origen de todo y todo se fundamenta sobre la misma. Si consideramos que más de un 70 por ciento de trastornos lo son de carácter psicosomático, comprenderemos cuán importante es ejercitar, cuidar, cultivar y reeducar la mente, a fin de mantenerla equilibrada, consciente y subyugada. Yoga es unión y tiene mucho que ver con la palabra yugo. Por un lado, el yogui (el que busca la unión) trata de reunificar sus energías dispersas y de unirse a su naturaleza más íntima y real; por otro, se ejercita para poner la mente bajo el yugo de su voluntad y su conciencia, a fin de que la misma mente que es la que vela (cuando no está desarrollada y purificada) sea la que desvele y proporcione una sabiduría de gran alcance tanto para la vida cotidiana como para la senda hacia lo incondicionado.

Como el yoga tiene un sentido muy pragmático, los maestros del yoga han insistido en la necesidad de aprender a manejarse hacia fuera y hacia dentro, es decir, en el ámbito de la vida y en el de la vida interna. Y más aún: instrumentalizar los eventos y situaciones de la vida cotidiana para propulsar el crecimiento interior y conquistar una actitud mental de lucidez y ecuanimidad. No debe pasarse por alto que el yoga es asimismo una actitud de vida, basada en la atención consciente, la firmeza de mente, la tolerancia, el equilibrio y el sosiego.” (Págs. 4-5, 10. “El Gran Libro de Yoga”).

Las Sendas del Yoga.

1. Karma Yoga. De la acción desinteresada. Es una actitud ante la vida que se caracteriza por el espíritu de servicio, la entrega y el desapego.

2. Bhakti Yoga. De la devoción. Es el yoga del amor puro y la devoción vertida sobre la Divinidad, el gurú, el Maestro, la humanidad, la naturaleza, el Absoluto.

3. Jnana Yoga. Del conocimiento. Se asocia a la filosofía vedanta que se basa en tres elementos principales: el estudio de las escrituras, la discriminación entre lo real y lo irreal por medio de la razón y en la experiencia intuitiva.

4. Raja Yoga. Del control físico y mental. Es una vía hacia la introspección con métodos para controlar los procesos mentales y llegar a canalizar y convertir la energía mental y física en espiritual.

5. Hatha Yoga. De la energía. Consiste en una serie de técnicas psicofísicas que incluyen posturas (asanas), llaves energéticas (bandhas), gestos psíquicos (mudras), ejercicios respiratorios (pranayama) y de purificación interna (shatkarmas).

6. Mantra Yoga. Del sonido. Es una combinación de sílabas sagradas que forma un núcleo de energía espiritual. Son palabras de poder.

7. Kundalini Yoga. De la energía cósmica. Se caracteriza por activar la energía del cuerpo que reposa en la base de la columna vertebral y activa cada uno de los siete chakras de nuestro cuerpo.

Los Chakras.

La palabra Chakra, proviene del sánscrito y significa rueda o disco giratorio. “En la tradición espiritual yogui, los chakras son considerados centros de energía que rigen diferentes aspectos de nuestra salud física, emocional y espiritual. Estos vórtices de energía, situados a lo largo de la columna vertebral, son fundamentales para mantener el equilibrio y la armonía en nuestro ser. (“Dulce Encanto. Los 7 Chakras: Centros De Energía Y Equilibrio Interior”).

Los Chakras con sus Correspondencias Vibratorias.

Los Maestros Espirituales que guían a la Humanidad, determinaron que para esta Era Zodiacal de Acuario, que inició el 21 de marzo de 1948, la Filosofía Yoga sería el medio idóneo para el desarrollo integral del ser humano, en sus aspectos: físico, emocional, mental y espiritual.

Eduardo Flores Zazueta

Un comentario en "Yoga para una Vida Plena"

  1. Interesante ,asertiva,sabía y ancestral es este tema “Yoga para una vida Plena” que nos permite con ejercicios la activación integral en nuestros diferentes cuerpos y como resultado exitoso en el físico ;La práctica permite la salud integral en el Ser Humano y entorno.Agradecida con su aporte para la humanidad🌹🌹🌹🤗

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.